Portal sobre cirugía del cáncer de mama

Reconstrucción con músculo dorsal ancho

Pin It

El colgajo de músculo dorsal ancho (CDA) puede  utilizarse  para  restaurar  cualquier  mama, de  cualquier  tamaño y a  cualquier  edad, aunque nosotros  establecemos  el límite  a  los  70  años,  tanto  en  la  reconstrucción  inmediata como  en  la  diferida. El  volumen  a obtener  va  a  depender del  tamaño  de  la  prótesis  que  utilicemos, aunque  existen  modalidades  del  uso  de  este  colgajo  sin  necesidad de  prótesis, como  veremos  mas adelante. Así, se  puede  emplear:

A- Reconstrucción  parcial  de  la  mama tras  cirugía  conservadora : En  estos  casos, una  vez  realizada  la  cirugía  oncológica  ( tumorectomía), en  lugar  de realizar  técnicas  de  deslizamiento-rotación del  parénquima  vecino, según  se  describe  en  otros  capítulos, se  confecciona  el C.D.A. y  se  emplea  para  rellenar  el defecto  que  había  creado  la  cuadrantectomía, utilizando  la  isla  de  piel  correspondiente  para  conseguir   así el  volumen  de  mama  deseado. No  es  preciso  ayudarnos  de  prótesis, pues el  volumen  lo  proporciona  el  propio  músculo, plegado  sobre  sí  mismo  hasta  conseguir  las  dimensiones  apropiadas. Este  proceder  tiene  algunos  inconvenientes, que  son:

1.- Al  tratarse  de  una  cirugía  conservadora  tendremos  que  utilizar Radioterapia y es  bien  conocido  el  efecto  adverso  que  tiene  la  irradiación  sobre  los  tejidos, con  fibrosis, retracciones, necrosis  grasa, pigmentación, etc, que  ocasionan  un  resultado  cosmético  deficiente.

2.- Si  hubiera  que  ampliar  márgenes y, sobre  todo, una  eventual  mastectomía  posterior, habríamos  perdido  la  opción  del C.D.A.  como método  reconstructor.

3.-  Las  cicatrices  de  la  isla  cutánea  quedan  en  una  zona  determinada  de  la  mama y, junto  a  la  discromía  de  la  isla, ofrecen  un  aspecto  poco  estético.

B.-Reconstrucción  total  de  la  mama  exclusivamente con el C.D.A.:  ( Dorsal  ampliado):  Esto  es,  sin  utilizar  prótesis. Introducido  en 1987  por HOKIN y SILFVERSKIOLD. En  esta  opción  debemos  cosechar  un  dorsal  ancho  en  toda  su  extensión, ampliado  a tejido  celular  subcutáneo  abundante; es  decir, al  obtener  el  colgajo, el  plano  de  sección   deberá  ser  por  el  tejido  celular  subcutáneo  por  encima  de  la  fascia  superficial  del tórax ( al  contrario de  lo  que  sucede  habitualmente)  para  recolectar, junto  con  el  músculo  dorsal  seccionado  a  nivel  de  la  inserción  en  la  cresta  ilíaca , una  cantidad  considerable  de grasa.

Esto  nos  permite  hacer  la  neomama  enrollando  este  material  sobre  si  mismo  y  así  conseguir  la  proyección  y tamaño  deseado. El  procedimiento  se  ve  favorecido  por  la  tendencia  actual  de  la  mastectomía  ahorradora  de  piel; es  decir, la  mayor  parte  del  colgajo  estará  recubierta  por  la  piel  original  y  eso  ayuda  mucho a  mejorar  la  estética  de  la  reconstrucción. El  inconveniente  fundamental  consiste  en  que  podremos “fabricar”   únicamente mamas  de  pequeño- mediano  volumen. Otro  aspecto  desfavorable  consiste  en que el  contorno  de la  neomama, incluso  habiendo  utilizado  la mastectomía ahorradora  de  piel,  no  queda   uniforme y  su   efecto  visual  es  poco atractivo.

C.-Para  la  reconstrucción  total  de  la  mama  con C.D.A. y prótesis: : Es  la situación  más frecuente  del  uso  de este  colgajo. El  tamaño  de  la  prótesis  elegida  nos  condicionará  el  volumen  final  de  la  mama. El   músculo  se  limita  a  facilitar  una  cobertura  alrededor  del  implante y a  fijar  el  mismo  en  la  pared  torácica,  de  modo  que  quede a  la  altura y  forma  deseada; por  último  la  isla  de  piel  suple  el  defecto  de  la  misma  que  se  había  producido  por  la  amputación

Teniendo  en  cuenta  que  hay  prótesis  de  diferentes diseños  y  proyecciones, se  trata  de  escoger  aquella  que  mejor  se adapte  al  volumen  de la  mama  contralateral.  El  recubrimiento  con el  músculo “protege” al   implante, evita  su extrusión y disminuye  la  formación  de cápsula, proporcionando un  tacto  bastante  natural  de  la  neomama  aunque  ésta  sea  más  “fría”  que  en  la  reconstrucción  exclusiva  con  tejido  autólogo

Escribe tu comentario: