Portal sobre cirugía del cáncer de mama

Mama Tuberosa (Tuberous Breast)

Pin It

Las mamas tuberosas son una malformación o deformación de las mamas, que se presenta desde el desarrollo puberal. Puede ocurrir que el tejido que cubre la glándula mamaria presente una rigidez excesiva y no se expanda adecuadamente juntamente con el crecimiento progresivo de la glándula mamaria, esta situación puede provocar que a medida que la glándula crece, se sienta presa en la piel que no se expande, y tenga la tendencia a herniarse y salir por el lugar con menor resistencia, que es la fina piel del pezón. Esta situación, puede afectar a una o ambas mamas.

La mama tuberosa es una malformación congénita, no hereditaria necesariamente pero si con cierta tendencia al agrupamiento familiar. En una misma familia puede haber una sola mujer con mamas tuberosas, o bien padecerlo varias. A pesar de ser una malformación de nacimiento, debido a sus particularidades y a que afecta a un órgano que no se desarrolla hasta la pubertad, no se puede saber si una niña lo va a padecer hasta que no inicia su vida reproductiva. Se trataría por lo tanto de una malformación que se manifiesta como una anomalía del desarrollo.

Se produce durante el desarrollo de la mama, esta crece a partir de una base de implantación exactamente en su raíz de crecimiento donde se unen al músculo pectoral, en donde existe un anillo fibroso o banda de constricción, que es una especie de tendón que impide su extensión por todo el tórax, ocupando lo que sería su espacio natural teórico. Este anillo se situada periféricamente al complejo areola-pezón, y delimita su crecimiento circular a una pequeña área torácica en cada hemitórax. Al iniciar su desarrollo la mama se encuentra estrangulada por este anillo, por lo que sólo puede crecer por dentro del mismo, adquiriendo su peculiar forma. El resultado final, es que la mama no puede desarrollarse hacia el polo inferior y, al tener un punto menor de resistencia a nivel de la areola, la glándula en crecimiento se hernia hacia el complejo areola-pezón, dando como resultado, que el aspecto al final sea el de unas mamas demasiado separadas, con un polo inferior corto y con una forma tubular. Además, como estas mamas solo pueden desarrollarse en su aspecto más central, suelen tener las areolas demasiado grandes y dilatadas

Actualmente el único tratamiento que existe es el quirúrgico. Si se trata de una anomalía muy leve puede subsanarse con un implante, pero en casos más graves se procede a una remodelación glandular completa. En la mayoría de los casos, el procedimiento finaliza con la implantación de una prótesis pero en algunos casos, como en el presentado en el siguiente video, es suficiente una mamoplastia vertical cuando el volumen mamario es suficiente

Escribe tu comentario: