Portal sobre cirugía del cáncer de mama

Abordaje Inframamario (Inframammary Access)

Pin It

El surco inframamario constituye un abordaje ideal para un procedimiento sin cicatrices ya que en la mayoría de las mujeres la ptosis mamaria oculta la visibilidad del surco. Dependiendo de la técnica quirúrgica a realizar podemos diferenciar tres procedimientos cuya puerta de entrada se sitúa en el surco inframamario.

– Tumorectomía y remodelación local con tejido mamario. Constituye la principal indicación de este procedimiento para el abordaje de tumores próximos al surco inframamario (< 5 cm) cuyo tamaño permita la remodelación local mediante una disección de colgajos dermoglandulares. La principal limitación de este abordaje se encuentra en el impacto que la remodelación local pueda producir sobre el contorno del polo inferior y que se verá tanto más alterado cuanto mayor sea el defecto y al movilización del tejido local. Por ello, las tumoraciones del cuadrante inferointerno constituyen una mala indicación para este abordaje al situarse en un cuadrante con escasos recursos para la remodelación local. Por el contario, la región intercuadrantérea externa constituye una localización idónea para la planificación de este abordaje a través del pliegue lateral del surco inframamario ya que dispondremos de abundante tejido mamario para la remodelación local. En cualquiera de los casos, un detalle técnico importante es que la disección desde el surco inframamario debe realizarse siempre en dirección a la mama, evitando despegar el surco de su implantación en el tórax ya que en caso contrario desfiguraríamos su anatomía inicial.

– Tumorectomía y remodelación local con tejido extramamario. Recientemente, algunos autores japoneses han comunicado su experiencia en la utilización de colgajos adipofasciales inframamarios para la remodelación de tumorectomías en el polo inferior mamario. Este procedimiento está indicado en tumores del polo inferior que asientan en mamas de pequeño tamaño en las cuales no es posible la remodelación local con el tejido adyacente. El abordaje de ambos procedimientos (tumorectomía y disección del colgajo) se realiza desde el surco inframamario. La confección del colgajo adipofascial precisa de un despegamiento subcutáneo de un área inframamaria con un volumen superior (>30%) al volumen del defecto con el fin de compensar la atrofia que se producirá en el colgajo con el paso del tiempo. Finalmente, se despega la porción grasa y fascial de su adherencia a la pared torácica para su movilización cefálica manteniendo el colgajo adherido a nivel del surco inframamario. Tras movilizarlo hacia el defecto mamario, se sutura el borde inferior de la herida quirúrgica con el fin de reproducir nuevamente el surco inframamario original.

– Mastectomía ahorradora de piel y pezón (MAPP). Este procedimiento puede realizarse a través del surco inframamario con importantes ventajas para la paciente: una cicatriz invisible, no interrumpe el flujo vascular cutáneo proveniente de las arterias laterales (axila), mediales (mamaria interna) y superiores; y permite reforzar el nuevo surco submamario mejorando el resultado estético final. La preservación del pezón da un aspecto natural a la mama y superior al proporcionado con el injerto libre de CAP; además, le confiere a la mama una mayor entidad ya que la mujer la identifica como propia tanto en su imagen corporal como en sus sensaciones (recuperación de la sensibilidad).

Dr. Benigno Acea

Caso Clínico:

Esta mujer de 58 años ha sido diagnosticada de un carcinoma infiltrante en la unión de cuadrantes inferiores de la mama derecha. Para evitar una deformidad en el polo inferior mamario, se ha indicado una resección local del tumor desde el surco inframamario, a través de una tunelización, y la reconstrucción del defecto mediante la movilización de un colgajo adipofascial del hipocondrio derecho. El resultado final es una resección oncológica óptima y ausencia de deformidades en el polo inferior mamario.

 

Escribe tu comentario: