Portal sobre cirugía del cáncer de mama

Reunión de la Sección de Patologia Mamaria de la AEC

Pin It

REUNION DE LA SECCION DE PATOLOGIA MAMARIA DE LA ASOCIACION ESPAÑOLA DE CIRUJANOS. Barcelona 22-23 de Mayo de 2008


La ecografía en quirófano evita recidivas en mama

El uso de ecografía por parte de los cirujanos en intervenciones de mama permite extirpar nódulos no palpables y evita la recidiva local, según expertos de la Asociación Española de Cirujanos reunidos en Barcelona. La incorporación de la ecografía para el diagnóstico y tratamiento de los cirujanos se está extendiendo cada vez más intraoperatoriamente para extirpar lesiones mamarias no palpables, que antes se extraían con el harpón y ahora se pueden remover directamente mediante ecografía en el quirófano. Este sistema disminuye el riesgo de recidiva local y resulta más cómodo para las pacientes.

Ésta es una de las novedades que se han producido en el abordaje de la patología mamaria y en cuya difusión y formación a los cirujanos se está haciendo un importante esfuerzo, según Isabel Rubio, adjunta a la Unidad de Patología Mamaria del Hospital Universitario del Valle de Hebrón, de Barcelona.

Rubió es también la organizadora de la XIV Reunión de la Sección de Patología Mamaria de la Asociación Española de Cirujanos, que se ha celebrado por primera vez en Barcelona, con 130 inscritos. Esta cita es una reunión que organiza cada año la sección de Patología Mamaria de la AEC, que cuenta con más de 350 cirujanos y que coordina Francisco Martínez.

El uso de la ecografía en el quirófano, uno de los asuntos centrales abordados en la reunión, permite identificar y extirpar nódulos no palpables, mejora los márgenes negativos, lo que disminuye la recidiva local, y es más cómodo para la paciente, ya que le evita acudir previamente al servicio de radiología, han informado Ribó y Martínez.

Reconstrucción mamaria
La mastectomía ahorradora de piel es otro de los grandes avances que se han producido en la cirugía del cáncer mamario, según ha destacado Manuel Ramos, coordinador de Patología Mamaria del Hospital Clínico de Salamanca. Esta cirugía consiste en conservar la piel de la mama y el surco mamario de la paciente en el momento de extirparle el tumor y permite la reconstrucción inmediata de la mama.

Técnicamente es más difícil y el acto quirúrgico se alarga (dura entre tres y cuatro horas), pero ofrece buenos resultados y evita la práctica de al menos tres actos quirúrgicos: mastectomía, implantación de las prótesis y retoques de areola y pezón, ha detallado Ramos.

“Es una buena inversión en tiempo, calidad de la reconstrucción y apoyo psicológico”, ha comentado. “Hoy en día un cirujano siempre debe ofrecer la reconstrucción inmediata de la mama”, ha añadido Ribó.

Por su parte, Martínez ha recordado que extirpar una mama supone un auténtico trauma para la mujer afectada, “pérdida de autoestima, miedo a la enfermedad y un recordatorio permanente y predisposición psicológica que empeora el resultado final”.

De ahí que la tendencia de los cirujanos sea mejorar su formación para poder practicar y ofrecer tratamientos con las mínimas secuelas a las pacientes con cáncer de mama. Este enfoque no sólo se refiere a la reconstrucción de la mama tras mastectomía, sino a la corrección de cualquier alteración morfológica tras una cirugía mamaria conservadora, ha precisado Martínez.

Actualmente, en el 70 por ciento de los casos de cáncer de mama se puede conservar la mama, sin deformidades. Hasta hace poco sólo se practicaba la tumorectomía y la mastectomía, pero en los últimos años ha aumentado el arsenal terapéutico de técnicas oncorreconstructivas, de manera que se puede aplicar una cirugía totalmente individualizada para cada tipo de mama, localización tumoral y edad, ha destacado Benigno Acea, director del Hospital Juan Canalejo, de La Coruña.

Más información en Diario Médico

Escribe tu comentario: